El 12 de octubre de 1492, la expedición española encabezada por Cristobal Colón llegó a tierra. La isla donde se estableció el primer asentamiento español fue bautizada por el Almirante como “La Hispaniola” (actual República Dominicana). Es por ello que este blog se llama de esta misma manera, por lo que para nosotros este día es también muy especial, ya que desde el principio queremos ser un puente más de unión entre los hispanos o “hispanioles” de uno y otro lado del Atlántico.

Hoy es el Día de la Hispanidad, la fiesta nacional de España y de muchas de las naciones que los españoles contribuimos a forjar desde hace más de cinco siglos. Por eso en América se nos llama la “madre Patria”. Desgraciadamente, en los últimos decenios la propaganda de la “leyenda negra” ha calado en algunos hispanos y algunos españoles que se han dejado arrastrar por mentiras interesadas. Se nos achaca la barbarie y la muerte de centenares (algunos hablan de millones de indios). Lo cierto es que los españoles se extendieron por América gracias al pacto con multitud de tribus que eran masacradas ritualmente todos los años por los aztecas. Lo cierto es que los españoles tomaron como esposas a indias desde los primeros momentos dando lugar al mestizaje característico de toda la América latina. Nada ni nadie es perfecto, pero cualquier que haya ido a Estados Unidos podrá comprobar la diferencia que hay entre la colonización de la “bárbara” España y de los civilizados británicos: los escasos indios que quedan viven marginados en las reservas y ver un mestizo originario del norte de América es casi imposible.

Sin embargo, el discurso dominante es otro debido a la propaganda secular manifestada contra el Imperio español desde sus inicios (en este sentido es fundamental el valioso estudio de Maria Elvira Roca Barea, Imperiofobia y leyenda negra, al que dedicaremos una entrada en las próximas semanas) por italianos y sobre todo por los protestantes alemanes, holandeses e ingleses. Es una lástima que los revolucionarios fascista-comunistas desde Venezuela a España pasando por Bolivia o Argentina hayan aceptado este discurso como forma de violentar la unidad nacional de España.

Cito datos extraídos de su libro. La red de caminos, hospitales, imprentas y universidades que se crearon con el esfuerzo español no tiene parangón con lo que ocurrió en el norte. Baste señalar que la primera cátedra de Medicina fundada por España lo fue en México en 1551 y la primera en los territorios ingleses lo fue en 1765. Los españoles abrimos veinte universidades hasta la independencia de las que salieron licenciadas 150.000 personas. Ni portugueses ni holandeses fundaron ni una sola universidad en sus dominios. Para alcanzar esa cifra hay que sumar las que fundaron en todo el siglo XIX y XX en sus colonias Bélgica, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia.

Para los españoles, América no fue nunca una colonia. América fue una parte de España, porque España era un imperio: el Imperio en el que no se ponía el sol. Y por ello, los habitantes de todas sus tierras eran, de hecho, españoles con los mismos derechos hubieran nacido en la península o en cualquiera de tus territorios ultramarinos . Los ingleses tuvieron colonias. Nosotros no tuvimos colonias en América nunca. Nosotros fuimos un Imperio, que es muy diferente. Y esto no debemos olvidarlo nunca. En las cortes de Cádiz y en todos nuestros parlamentos, siempre tuvieron representación, como una provincia más Cuba, México o Argentina. Nuestros hermanos americanos siempre fueron tratados como lo que eran: españoles.

Para un profesor de español, hoy es un día señalado porque es, sin lugar a dudas, el día más importante para nuestra lengua. No seríamos lo que somos sin el día de hoy. Nuestro trabajo y nuestra vida sería enteramente distinta sin el día de hoy. Pensemos en las editoriales, las películas, la música… Todo ello sería distinto sin disfrutar de un idioma hablado por quinientos millones de personas. Somos grandes porque somos muchos. Seremos fuertes si estamos unidos. Solo citar un dato, el 15% del PIB de España (según datos del Banco Santander) es consecuencia del español. 

Y por ello es necesario recordar y reivindicar en este día a todos los españoles que desde hace tantísimos años contribuyeron a defender nuestra nación y nuestro idioma. Poetas y soldados, plumas y espadas que, siguiendo el ideal imperial contribuyeron a forjar la herencia que nosotros disfrutamos y debemos defender de la mentira, de la envidia, de la ignorancia y del rencor. Es muy poco en comparación con quienes dieron su vida por la patria.

Como dijo Nebrija, “la lengua es compañera del Imperio”. Y a ese ideal se unieron los más grandes: Cervantes, Garcilaso, Quevedo, Lope y Calderón.

¡Gloria a la patria! ¡Feliz día de la Hispanidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *