El grupo poético o Generación del 27 fue denominado así porque sus integrantes se unieron para conmemorar el tricentenario de la muerte de Góngora en 1927, al reivindicarlo como su principal referente poético. 

Aunque la poesía de cada uno de sus autores presenta un estilo particular, se dieron ciertas características comunes como fueron el predominio absoluto de la metáfora y el hermetismo (lo que les identificaba con Góngora), la influencia de las vanguardias (sobre todo del surrealismo), el tema del amor y la naturaleza, la mezcla entre la tradición popular y los elementos cultos y el uso de una métrica variada (formas tradicionales y verso libre). 

Entre sus influencias se suelen señalar además de Góngora y las vanguardias, las del filósofo Ortega y Gasset y el poeta Juan Ramón Jiménez.

Los críticos han establecido en su evolución como grupo tres etapas muy marcadas. 

Primera etapa: (1926-1929) En la época fundacional del grupo en la que se dan de forma más marcada y unitaria los rasgos señalados antes.  

Segunda etapa: (1929-1936) En esta época se da con mayor fuerza la influencia del surrealismo y una parte del grupo evoluciona hacia una poesía más politizada y social.

Tercera etapa: A partir de 1936. La guerra civil rompe la unidad del grupo pues Lorca es asesinado al inicio del conflicto y una parte del grupo marcha fuera de España durante (como Pedro Salinas) o al finalizar la guerra (como Alberti). Cada uno de los poetas evoluciona en un sentido más personal.

                  Quizá el poeta más importante del grupo sea Federico García Lorca (1898-1936), creador de un sistema poético propio en el que el mundo popular andaluz cobra enorme fuerza poética gracias a un tratamiento poético exquisito. La opresión, la muerte y el tema sexual aparecen con frecuencia en sus versos. Entre sus obras destacan Romancero gitano y Poeta en Nueva York, obra de marcada influencia surrealista.

                  Rafael Alberti (1902-1999) es otro de los poetas fundamentales del grupo con sus obras Marinero en tierra. y Sobre los ángeles. En su poesía es destacable la influencia surrealista, el neopopularismo que mezcla elementos tradicionales con la vanguardia y su compromiso político.

                  Luis Cernuda (1902-1963) reúne en una sola obra toda su poesía: La realidad y el deseocentrada en el choque entre los sentimientos y la realidad social. En su poesía hay influencias románticas y surrealistas. De entre sus libros destacan Un río, un amory Los placeres prohibidosen el que trata el amor homosexual.

Otros poetas relevantes de la generación del 27 son el Premio Nobel Vicente Aleixandre de honda influencia surrealista (La destrucción o el amor), Dámaso Alonso (Hijos de la ira), Gerardo Diego (Imagen)Pedro Salinas (La voz a ti debida) y Jorge Guillén (Aire nuestro),.

Por último, debemos destacar, la figura de Miguel Hernández, poeta posterior al grupo del 27, pero cuya obra se da también durante la Segunda República y parte de la tradición clásica y muestra intensa emoción humana y declarado compromiso político. Entre sus obras destaca El rayo que no cesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *