Confusión

El mayor castigo que sufre la humanidad es el de la confusión de lenguas que se produjo al pie de la torre de Babel. Desde entonces estamos condenados a no entendernos por el hecho de poder dar a una misma palabra un significado distinto. Por ejemplo, que conquistador para unos sea sinónimo de héroe y para otros de genocida, que el soldado y el terrorista coincidan en la misma persona, que unos llamen víctima a lo que otros llaman verdugo, que un patriota pueda ser a la vez un idealista, un romántico y un fascista. Estar dispuestos a matarse para imponer el significado de la palabra libertad, Constitución, democracia, pueblo, nación, independencia, España, interpretadas por cada bando a su conveniencia, en esto consiste el castigo de Babel, la trágica ceguera de la historia. Si las unidades de medida, un litro, un metro, un kilo, una yarda, una libra, un galón, cada uno las entendiera y aplicara a su antojo de forma distinta, sin duda la catástrofe económica y social sería inenarrable. Por fortuna, en esto no hay discusión, cosa que no sucede con las palabras confusas, ambivalentes que lanzan los políticos, algunas llenas de mesura destinadas al cerebro y otras cargadas de odio y fanatismo que van a parar a los intestinos. Por desgracia, entre España y Cataluña ya solo rige la tercera ley de Newton: por cada acción se produce una reacción igual y opuesta, en este caso impulsada por las palabras intestinales que lanzan por la boca los radicales de ambos bandos, y, en ellas, la palabra guerra se emite ya sin pudor para sustituir a las formas enmascaradas de sacrificio, conflicto o confrontación eslovena. Según la copla lorquiana, primero jaleo, después alboroto y finalmente vamos al tiroteo, o sea, vamos alegremente con la forma estúpida de búfalos ciegos a la guerra civil como si se tratara de un evento deportivo.

Manuel Vicent, elpaís.com (16-12-2018) CUESTIONES

  1. Identifique las ideas del texto y exponga esquemáticamente su organización (1,5 puntos). 

El texto que vamos a comentar es una columna de opinión escrita por Manuel Vicent el día 16 de diciembre de 2018 en el medio elpais.es en relación con las declaraciones emitidas días antes por políticos del PP señalando que Torra al decir que los catalanes debían optar por la “vía eslovena”, en la práctica, estaba diciendo que debían iniciar una guerra, pues fue así como Eslovenia consiguió la independencia de Yugoslavia.

Esta columna es un texto argumentativo y como tal presenta una tesis sustentada por unos argumentos. La tesis central aparece al final del texto y expresa el temor del emisor a que nos encaminemos a una guerra civil “alegremente” en España “como si se tratara de un evento deportivo” en relación con el conflicto que existe hoy “entre Cataluña y España”.

El argumento fundamental que da Vicent es que los políticos “radicales de ambos bandos” están enardeciendo a la población y, de hecho, ya hay algunos políticos que hablan de “guerra” abiertamente.

La causa última de que esta confrontación verbal sea posible es la confusión lingüística que sufre la humanidad de forma inevitable y que el autor asocia irónicamente a la acción de Dios.

El texto muestra, por tanto, una estructura argumentativa sintética (o inductiva) pues la tesis aparece detrás de la argumentación.

Tesis: España se encamina de forma inconsciente a la guerra civil debido al conflicto catalán.

Argumentos: 

La acción visceral de los políticos españoles y catalanes “radicales”.

La causa final de todo es la confusión lingüística debido a la maldición bíblica.

2. Explique la intención comunicativa del autor (0,5 puntos) y comente dos mecanismos de cohesión distintos que refuercen la coherencia textual (1 punto). 

Como decíamos antes, el autor realiza un texto argumentativo, una columna de opinión. Por tanto, su intención es la de convencer a los lectores del diario elpais.es de sus ideas acerca del conflicto catalán en el sentido de que los políticos deben buscar acuerdos y no enardecer a la población porque si no nos conduciremos a la guerra civil. Para ello emplea dos funciones del lenguaje: por un lado, la función representativa pues el texto trata de una realidad externa como es el conflicto catalán y por otro lado, la función apelativa, pues el autor trata de convencernos de sus ideas.

La coherencia es la propiedad inherente al texto que hace que el lector lo pueda percibir como una unidad de sentido. Para ello, el autor se vale de unos mecanismos de cohesión que faciliten la comprensión del lector. Todo texto gira en torno a un tema, en este caso, el conflicto político de Cataluña y por ello, emplea una serie de palabras asociadas al mismo que conocemos como campo asociativo (“Cataluña”, “políticos”, “guerra”, “radicales”…). Otro mecanismo de cohesión que facilita la comprensión textual es la repetición léxica, que es apreciable en palabras como “Cataluña”, “España”, “intestinales”, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *